Close

¿Qué es Balance Energético?

Los ciudadanos tenemos amplias opciones de consumo de alimentos y bebidas, así como diferentes formas para realizar ejercicio físico para lograr un balance energético. Agradecemos a ANPRAC por la realización de este texto.

Nuestro país actualmente encara retos en salud sin precedentes, por una parte está aumentar la capacidad de atención, la construcción de un sistema único de salud y donde en términos de prevención tenemos largo camino por andar, toda vez que los datos oficiales, como los de ENSANUT, nos ubican como una población con altos índices de obesidad y sobrepeso en el mundo.

Más allá de compartir en este espacio datos respecto a la obesidad y sobrepeso en México, es buen momento para analizar este reto nacional, partiendo desde el individuo, donde cuenta -a diferencia de otros años- con mayores instrumentos e información que le pueden ayudar a mantener y conocer su peso saludable.

Es relevante destacar que a diferencia de otros años, los ciudadanos tenemos amplias opciones de consumo de alimentos y bebidas, así como diferentes formas para realizar ejercicio físico.

¿A qué se deben estos altos índices de sobrepeso y obesidad?

Son múltiples los factores que han generado estos índices, por ejemplo, en México el 56% de la población adulta no realiza actividad física, las distancias en autotransporte son amplias, nuestros niños mexicanos están frente a una pantalla de televisión al menos 4:34 horas diarias de acuerdo con datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT). Por lo que un factor clave para contener la tendencia está en el balance energético, es decir, la diferencia entre el ingreso de energía por medio de la ingesta de alimentos y su egreso (gasto), para mantener un nivel constante de energía almacenada, principalmente en forma de grasa.

Se logra cuando se ingiere la misma cantidad de energía que se gasta y el grado de adiposidad es constante, manifestado por un peso sin cambios y permitiendo un sistema en equilibrio, independientemente de la grasa corporal. Una persona con sobrepeso o desnutrición puede encontrarse en un equilibrio (sin bajar o subir de peso), por lo que un balance energético neutro no significa necesariamente un estado de salud adecuado. Contrarrestar la tendencia en términos de sobrepeso y obesidad, como en muchas cosas de nuestro país, está en cambiar la actitud de cada uno de nosotros a partir de hoy.

Bibliografía

Chiquete E., Tolosa P. (2013). Conceptos tradicionales y emergentes sobre el balance energético. Revista de Endocrinología y Nutrición 21 (2): 59-68.

González MM., Sepúlveda A. (2015). Balance energético: controversias y nuevas observaciones. Universidad Politécnica de Madrid.

Manore M. Larson E. Lindsay AR., Hongu N, Houtkooper L. Dynamic Energy balance: An Integrated Framework for Discussing Diet and Physical Activity in Obesity Prevention – Is it More than Eating Less and Exercising More? Nutrients 9 (905) 2017.

Varela G., Ávila JM., Ruíz M. (2015). Balance energético, un nuevo paradigma y aspectos metodológicos: estudio ANIBES en España. Revista Española de Nutrición Comunitaria 21: 99-111.

Instituto Federal de Telecomunicaciones. Estudios sobre oferta y consumo de programación para público infantil en radio, televisión radiodifundida y restringida (2006-2014)

X